Dos términos muy utilizados y que entrañan mucho peligro. Es habitual confundirlos y conviene tenerlos claros para saber como evitarlos.

Habrás oído o leído sobre los términos subviraje y sobreviraje en muchas ocasiones, en este artículo vamos a intentar explicarte qué son y cómo reaccionar ante ellos.

Muchos factores pueden hacer que perdamos el control del vehículo: bloqueo de ruedas, velocidad inadecuada, aceleración, frenos, el estado del firme… Ante estas situaciones, lo más importante es reaccionar con aplomo y tranquilidad y no perder el control, porque puede ser la diferencia entre tener un accidente o evitarlo.

En un sobreviraje la zaga se desplaza y puede provocar un trompo.

Imagen de un sobreviraje: la retaguardia se desplaza hacia el trompo.

Pero, ¿qué significa cada término y qué se puede hacer en caso de llegar situaciones así? Los conductores deben atender a estos términos para entender el comportamiento de las ruedas del coche y las reacciones que pueden provocar en el vehículo.

Que el coche se salga de la trazada por delante o por detrás sucede, sobre todo, cuando abordamos una curva, cuando entran en acción fuerzas centrífugas y reparto y desplazamiento de pesos.

 

Subviraje: se va de morro

El subviraje es el aumento del radio de giro del tren delantero, suele ocurrir con mayor frecuencia en vehículos de tracción delantera. Si entramos en una curva a una velocidad excesiva para el giro a realizar, veremos que la parte delantera del coche no reacciona y tiende a irse recta, hacia el exterior de la curva como se puede apreciar en la siguiente imagen.

Subviraje en una curva

En el subviraje el coche ‘se va de morro’.